La afición increpó a Orenga a la salida del Palacio de Deportes