España, a un paso del oro