Ataque ordenado y defensa efectiva, las claves de la victoria del Barça en el clásico