Stephen Silas sufre un extraño contratiempo: la seguridad lo saca de la cancha y no vuelve hasta el tercer cuarto