¡La espeluznante lesión de Paul George!