El espectáculo de Zach Lavine en el concurso de mates puso en pie a Nueva York