Stephen Curry y su magia volvieron a dejar mudos a todos los aficionados de la NBA