Los hermanos Gasol, frente a frente