LeBron James, el reinado continúa