LeBron James se convirtió en villano tras el golpe en la nariz que recibió de Serge Ibaka