El nuevo Dream Team, nuestro rival en los JJOO