Un año de despedidas para el baloncesto español marcado por las lágrimas de Pau Gasol