¡Qué dolor! Un codazo de su propio compañero le cuesta siete puntos de sutura