Los aficionados españoles, ejemplo a seguir en un proyecto europeo contra la violencia