Los árbitros vieron solo dos imágenes, con el mismo ángulo, para decidir si era canasta o rebote en la final de Copa