La fiesta de los campeones de baloncesto por dentro: selfie, cánticos y mucha 'agua'