Sergio Rodríguez recibe una ovación cerrada en su vuelta a Madrid