Pau Gasol aspira a un tercer MVP histórico en un torneo marcado por las ausencias