Así fueron los días de Odom en el prostíbulo: la cuenta, la nevera y las fotos de la juerga