Mirotic y Portis firman la paz sometiendo a los Celtics con grandes actuaciones