Un gran Marc Gasol no puede con un estratosférico Westbrook