Marc Gasol bate a unos Spurs sin su hermano y Ricky Rubio se acostumbra al 'doble-doble'