Llull reconoce que tuvo algo de suerte al meter el triple desde 21 metros en Valencia