Los clubes de LEB Oro defienden los dos ascensos acordados como pieza clave en su estabilización