Kevin Garnett, "como un niño en una tienda de chucherías" en Stamford Bridge