Así sufrió en la grada un Florentino Pérez que acabó celebrando la Copa en el vestuario