España vuelve a la final por derecho