España arrolla a República Checa (56-93) al ritmo de Ricky y Pau