Durant destroza a sus excompañeros e Ibaka sigue destacando en Orlando