Crónica del Monbus Obradoiro - Real Madrid, 93-102