La Copa de Gran Canaria generó un impacto económico superior a 21 millones de euros