(Análisis) Serbia, Turquía y Rusia se retan en el exigente Grupo D