Bale abandonó el Bernabéu solo dos minutos después de que el código disciplinario lo permitiese