Gareth Bale se marchó corriendo al vestuario en pleno partido