Bale soportó hasta 120 decibelios tras la pitada del Bernabéu: los mismos que en una discoteca