Gareth Bale jugaba al golf mientras el Real Madrid perdía ante el Tottenham pese a no haber viajado por molestias físicas