Gareth Bale, increpado a su llegada para entrenar en Valdebebas