Demasiado alto para volar: dejan en tierra a un voleibolista ruso por su 2’15 de altura