Curry regala una jugada antológica ante LeBron en la segunda final de la NBA: se la esconde, finta y para dentro