El avión en el que viajaba Emiliano Sala está a 67 metros de profundidad en el Canal de la Mancha