El avance de las fases de desescalada genera desigualdad en el fútbol: doce equipos españoles no podrán entrenar en grupo