Una avalancha en el estadio de Recife deja 60 heridos y enfrentamientos con la policía brasileña