Las autoridades cierran el espacio aéreo para evitar que los aficionados roben las piezas del accidente de Kobe Bryant