El autobús del Real Madrid vuelve a Girona tras las tensiones políticas del año pasado