El autobús de los ultras del Deportivo paró varias veces para recoger a más violentos