La auténtica revolución del baloncesto: la selección femenina se cuelga su tercera medalla seguida