Una fe inquebrantable: El Atlético y su afición no se rindieron hasta lograr el empate