El Atlético firma el peor arranque goleador de su historia: Simeone lo achaca a la ansiedad