El atentado de Manchester se produjo a 300 metros de la casa de Guardiola y con su familia en el concierto