Ataúdes, cenizas o nichos: el fútbol y la muerte, ligados desde siempre